Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en nuestra política de cookies.
USO COOKIES
ICONO > Políticas y estrategias > Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación de España

Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación

La Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación entró en vigor el 3 de diciembre de 2011. Sustituye a la Ley de la Ciencia de 1986 y adapta la legislación al gran progreso experimentado por el sistema científico español en los últimos años, al mismo tiempo que facilita el cambio de modelo productivo.

Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación: ¿Por qué?

La Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación surge a partir de cinco situaciones que distinguen el actual contexto del sistema español de ciencia, tecnología e innovación del que existía en el momento de aprobación de la ley de 1986:

  • El desarrollo de las competencias autonómicas en investigación e innovación requiere nuevos mecanismos de gobernanza basados en la cooperación.
  • La creciente dimensión europea de España hace necesario un nuevo marco legal que regule los mecanismos de coordinación y de colaboración entre las administraciones públicas y facilite el protagonismo español en la construcción del espacio europeo de investigación y del espacio europeo de conocimiento.
  • El salto cuantitativo y cualitativo en los recursos públicos exige una transformación del actual modelo de gestión de la Administración General del Estado hacia una nueva esquema: la Agencia Estatal de Investigación.
  • La consolidación de una comunidad científica y técnica profesionalizada, competitiva y abierta al mundo necesita un marco legal que apoye una carrera científica y técnica predecible, basada en méritos y socialmente reconocida.
  • La transición hacia una economía basada en el conocimiento y en la innovación.
​​